5 detalles a tener en cuenta cuando escribes una segunda parte

5-detalles-a-tener-en-cuenta-cuando-escribes-una-segunda-parte

¡Los recuerdos robados está en camino! Han sido unos meses complicados de espera, con esto de las imprentas y la crisis del papel, pero al fin puedo decir que la segunda parte de La niña de los ojos grises está a punto de llegar a casa. ¿Quieres saber cómo escribí la segunda parte sin morir en el intento?

La segunda parte de una novela es muy diferente de la primera

Aunque cada libro tiene que contar una historia por sí mismo, cuando hablamos de una trilogía o una saga, cada parte puede considerarse como un capítulo del total. Cada historia global pedirá algo distinto de sus partes.

En Canción de hielo y fuego, cada libro comienza donde acabó el anterior y, aunque se cierran arcos argumentales o de personaje en cada novela, no puedes leerlos de forma independiente porque si no pierdes información. En Harry Potter, cada libro cuenta un año en Hogwarts de Harry y, aunque su historia se va desarrollando cada vez más con cada novela, tanto él como sus compañeros se enfrentan a amenazas distintas cada curso. En las sagas de novelas románticas, como las de los Cazadores oscuros, es común que haya muchos libros y que cada uno se centre en una pareja diferente, de modo que, aunque leerlos en orden es lo mejor, puedes no hacerlo o leerlos de forma independiente sin problemas.

En todos estos casos, sin embargo, hay algo fundamental que diferencia una primera parte de las siguientes: en la segunda novela, el lector ya sabe de qué va todo. La primera parte le ha servido para conocer el mundo, a los personajes y las tramas principales, de forma que no es necesario repetir toda esa información en las siguientes. ¡Y eso viene genial para poder incluir más información nueva, tramas o acción sin tener que dar explicaciones extras!

Por eso, teniendo la base que la primera parte ha dejado, escribir la segunda debería ser algo mucho más fácil, ¿verdad?

 

Detalles que debemos recordar a la hora de escribir una segunda parte 

Estos detalles son los que yo he tenido en cuenta y que me han ayudado en mi proceso de escritura. Como cada escritor tiene su propio proceso, puede que estos sean trucos que ya habías pensado o que te pueden venir mejor o peor… ¡Siéntete libre de utilizar los que mejor te vengan y descartar los que no! ¡Todo es probar!

Es fundamental tener clara la historia completa

LA CIUDAD ESCONDIDA PORTADA
¿Crees que te has fijado en todas las pistas que dejé en La ciudad escondida de cara a Los recuerdos robados?

Sí, escritores brújula, también os miro a vosotros.

Por muy tentador que sea empezar a escribir una trilogía o una saga sin tener ni idea de a dónde te van a llevar las teclas y simplemente disfrutándola, necesitas tener algunas cosas claras. Aunque yo como mapa te diría que cuanto más, mejor, al menos deberías saber qué quieres que ocurra de manera general en esta segunda parte y en las siguientes hasta el final.

Por poner un ejemplo: si el mejor amigo de tu protagonista descubre un secreto fundamental que será de utilidad para la resolución del conflicto final, no puedes matarle en la segunda parte porque sí. O no sin que se lo cuente antes a otro personaje. O si no lo haces, dejando alguna pista que tenga sentido para el lector cuando al final se descubra que ha dejado una carta escondida contándoselo todo a su amigo porque sospechaba que corría peligro.

Los lectores suelen darse cuenta de cuándo un autor está improvisando para resolver un problema y, aunque a veces queda bien, corres el riesgo de crear un final chapucero. ¡Y, además, si la primera parte está publicada ya, no podrás cambiar nada de ella para adecuarla a las siguientes!

Recordar y anotar detalles importantes de la primera parte

Esto es algo que me encanta y siendo los escritores unos locos de los cuadernos por lo general, no debería ser difícil.

A la hora de escribir La ciudad escondida, llevé un cuaderno durante la escritura, relectura y corrección en la que apuntaba todos los detalles que consideraba fundamentales para la segunda parte (¿qué se sabía de Thrankor en Dannhila? ¿Qué aspecto tenía el palacio?). De esta manera, a la hora de escribir Los recuerdos robados,  podría mantener la coherencia.

Y… ¿qué hay de las cosas que los lectores no saben? Pues eso también es fundamental anotarlo. Siguiendo las preguntas de antes, el lector sabe de Thrankor lo que le han contado en Dannhila, pero hay detalles que desconoce y yo tengo que saber, por ejemplo. O tal vez dejé una pista de cara a la segunda parte en las escenas en las que salía el palacio y tengo que recordarlo para utilizarla después.

Y si hablamos de tramas que se abren en la primera parte y no se cerrarán hasta la tercera… Ni te cuento lo importante que es apuntarlas.

No olvidar el worldbuilding

Si estás escribiendo fantasía, sobre todo, debes tener muy claro cómo es el mundo que has creado y qué reglas tiene. Si en la segunda parte se ampliará el mundo que conocemos de la primera y los personajes conocerán más zonas, también tienes que tenerlas claras. ¡Y que sean coherentes con lo que ya habías establecido!

Si tu historia se desarrolla en un mundo helado, no puedes plantar un desierto con temperaturas altísimas en una zona solo porque queda bien. ¿Cómo es posible? ¿Por qué solo hace calor allí? ¿Es algo natural o artificial? Si tu worldbuilding no tiene sentido, vas a sacar al lector de la historia.

La sociedad de la libélula
En La sociedad de la libélula, el worldbuilding es increíble y tiene sentido (te cuento más en la reseña que hice sobre la novela).

 

Por cierto, si tienes dudas acerca de cómo crear u organizar tu worldbuilding, aquí te dejo una entrada para ayudarte.

Ignorar al impostor

Sé que es difícil. Sobre todo cuando ya tienes un libro en el mercado y no quieres defraudar a los lectores que se compren la segunda parte de tu novela. ¡Pero hay que intentarlo!

Hay muchas maneras de olvidarse de él, pero si estás escribiendo la segunda parte tienes además dos motivaciones extra:

  • Si te han publicado la primera parte, tienes una fecha de entrega de la segunda, ¡así que no puedes dejarte avasallar y perder el tiempo!
  • Si aún no te la han publicado… ¿no quieres seguir avanzando con esa historia que tienes en tu cabeza y acompañar a tus personajes a vivir más aventuras?

Releer y revisar

Helena-lennox
Hice esta ilustración de Mérida como Helena Lennox como parte de un proyecto nuevo (subiré más a mis redes).

Esto es fundamental con cualquier novela, pero con una segunda parte, que suele servir de puente entre el principio y el gran final… ¡Es aún más importante!

El tono y ritmo del primer libro debería mantenerse en el segundo (por norma general), así como la forma de ser y hablar de los personajes. Las tramas deben tener importancia por sí mismas: no sirven para atraer al lector como en la primera ni para resolver misterios como en la última, así que necesitan su propia fuerza. ¡Y no puedes resolver todos los conflictos en ella! (A menos que sea una bilogía, claro)

Una autora que hace esto muy bien es Victoria Álvarez en su trilogía de Helena Lennox: en cada novela te cuenta una historia diferente y las tramas ayudan al crecimiento de sus personajes. Además, hay preguntas que se quedan en el aire desde la primera parte y no se resuelven hasta la tercera, pero eso no hace que el lector sienta que hay un hueco por llenar todo el rato. ¡Simplemente el momento de resolverlas no había llegado aún! Es algo difícil de hacer, en mi opinión, y ella lo hace estupendamente.

 

¿Estás escribiendo la segunda parte de una novela? Si es así, déjamelo en los comentarios. ¡Y espero que estos trucos te sirvan!

¿Quieres compartirlo con otros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.