Siguiendo a un desconocido

El extraño te indica a dónde debes dirigirte y, como ya suponías, es un lugar en medio de la nada… ¡pero en otro país! Dice que cuando llegues allí deberás buscar un portal para llegar al mundo misterioso.

Por desgracia, no puede acompañarte en tu viaje, pero se inclina sobre ti y te susurra unas palabras al oído en otro idioma. «Debes recordarlas», te pide, con ese acento tan extraño con el que habla. «No podrás entrar si no lo haces».

Es hora de despediros. ¿Sigues tu aventura?